El vestido de novia es el centro de una boda, es algo muy importante para la novia y va marcar el estilo de la boda o, dicho de otra forma, se va elegir en función del estilo de la boda.

En la boda civil, hay más margen para elegir el vestido de novia, es una ceremonia menos pomposa, normalmente pero, tiene unas formalidades y ha de celebrarse en presencia de juez o autoridad designada para que tenga valor legal en el registro civil.

La novia puede optar por un vestido de novia largo o vestido de novia corto, a media pierna o, como máximo, según protocolo, tres o cuatro centímetros o dedos por encima de la rodilla. El color? se suele optar por colores suaves pero es importante ver el estilo de la novia y el color más indicado para ella.

  Elegancia y exclusividad

Dos de los puntos que más aconsejan las modistas de novias a la hora de optar por el vestido de novia es que sea elegante y exclusivo.

Elegante, al estilo de la novia y teniendo en cuenta el tipo de ceremonia, de diseño, a medida, exclusivo y único, lo cual no quiere decir caro, muy al contrario, un vestido de novia para boda civil se puede transformar y rediseñar para ir a otra boda como invitada o mismo como madrina.

Se puede optar por llevar o no llevar velo y cola y, por supuesto, se puede optar por un vestido de novia clásico, como los vestidos que se suelen usar para boda religiosa.

Es importante que la boda o ceremonia tenga un planteamiento armonioso en cuanto a armonizar la vestimenta de novia y madrina e invitados de la familia para armonizar colores y evitar repeticiones y es que el vestido exclusivo es algo muy valorado por novias, madrinas y mujeres en general.