Una boda civil se celebra como si fuera una boda por la iglesia, quizás con no tanta pompa y una ceremonia de celebración más discreta; sin embargo, la celebración de boda en banquete se celebra en restaurantes, fincas privadas, pazos o pousadas, como los llamamos en Galicia.

Además, una boda civil, permite situaciones que una boda religiosa, por protocolo religioso, digamos no permite. En una boda de iglesia, invitados y novios están mirando al altar, todos y una boda civil permite que los novios estén sentados frente los invitados.

Además, en las lecturas no hay que ceñirse tanto a temas religiosos, sino que lecturas que tengan contenido social, de compromiso, pueden servir de base.

En cuanto al vestido de novia, en una ceremonia de boda civil, puede ser perfectamente el vestido de novia clásico o un vestido más de calle, vestido corto o vestido largo, un vestido especial para la ocasión, igual que el vestido de madrina.

Boda civil original y distinta.

Por lo expuesto en cuanto a situación del público, libertad de las lecturas y demás, una boda civil ofrece más posibilidades que una boda por la iglesia. Permite más variedad, y, por tanto, hacer una boda original y distinta.

Y es que la originalidad es algo que valoran mucho las novias, un vestido de novia, original, elegante y exclusivo es algo que valoran mucho las novias y madrinas especialmente y no solo ellas, sino también invitadas especiales como hermana de novia o hermana de novio.

También, en cuanto a la música, una boda civil tiene más juego que una boda de iglesia, la música, tipo y letra de canciones dan más libertad.

De todas formas, los partidarios de ceremonia religiosa por sus creencias dan especial significado a la boda por la iglesia y es que el sentimiento religioso es algo muy arraigado, prueba de ello son las celebraciones de Semana Santa y, como no, bodas.