Boda en invierno? y por qué no? y en otoño, o en primavera y verano. Una boda, la celebración de la unión de una pareja, la formalización de la convivencia, no debe de saber de estaciones; cualquier fecha, cualquier estación es buena para una boda civil o una boda de iglesia.

Motivos económicos, motivos familiares y otros influyen en que una boda, sobretodo una boda civil, se celebren en cualquier estación del año. Una boda en la nieve, en una estación invernal, en un hotel de alta montaña, en una casa rural con la nieve presente…..¿por qué no?

 

Boda en invierno y en otoño.

Una boda en invierno, es un buen motivo para dar un aliciente más a las celebraciones navideñas con la familia de la novia o con la familia del novio. Además, el encanto de un viaje de novios en la nieve o un viaje de novios con una escapada a la playa, o el encanto de una convivencia de pareja en una casa rural con la lumbre de la chimenea como atractivo.

¿Y el vestido de novia? No hay problema, tanto tiendas de novia, como estilistas, diseñadores o talleres de costura de vestidos de novia a medida, dan soluciones profesionales en cualquier época de año.

¿Y el encanto de unas vacaciones con permiso de trabajo en invierno?, las celebraciones con la familia, un San Valentín en la nieve y, luego, las vacaciones de verano, ¿por qué no una novia en invierno? Si a todas nos seduce el encuentro de pareja en la calidez de un hotel en una estación invernal, o la calidez de una chimenea en una casa rural, o una escapada a zona de playa…

El encanto de lucir tu vestido de novia en una boda de invierno, con una chaqueta de pelo o un abrigo de calidez envolvente, sin citar el esquiar en la nieve o disfrutar del sol en la nieve o practicar deporte en el mar, abrigada, envolvente. Boda en invierno? claro, y encantada.