Una boda en invierno, ya tocamos este tema en nuestro blog, tiene muchas ventajas, sea en boda civil o en boda religiosa.

Es mucho más fácil encontrar iglesia libre, elegir fecha en el juzgado, elegir fecha de celebración, encontrar restaurante y, sobretodo un restaurante económico.

Para complementar el vestido de novia, tienes más juego y, además de poder optar por un velo de novia o cola en el vestido de novia, puedes optar por una capa de pelo en blanco, negro o el color que elijas.

Ventajas para tu boda de invierno.

Así como tienes más posibilidades para optar a llevar velo o no, cola en el vestido de novia o no, ten en cuenta que es más engorroso manejar el velo largo de novia en invierno, lluvia o nieve que en verano.

En invierno los invitados tendrán menos inconvenientes para asistir a la boda pues no tendrán el inconveniente de las vacaciones de verano, y la imposibilidad de fechas.

Un fotógrafo profesional hará un trabajo más lucido con la luz de otoño e invierno, no tan directa, una luz entre nubes, más suave, lo cual le permitirá lucir su trabajo y hará unas fotos espectaculares, unas fotos de ensueño.

Como las horas de sol y luz son menores en invierno que en verano, al planificar tu boda, puedes optar igualmente por una boda de mañana o, igualmente por una boda de noche, con el encanto que da una celebración de boda en un hotel acogedor con una noche de frío y nieve en el exterior.

Planifica bien para evitar largas esperas de los invitados de boda, sobretodo si la espera es en un patio o jardín; ten en cuenta, prevé, la climatología para que los invitados, mientras esperan a los novios, tengan una espera cómoda.

Por supuesto, aparte de que la novia lleve una torera de novia, una estola, o un abrigo en piel, del color que estimes, no olvides un vestido de novia de manga larga, cómodo, que sea de mangas ligeras que tapen sin agobiar.